jueves, 6 de diciembre de 2012

Fearless.

Y así es como, de repente, te echo de menos. De repente, me consumes. Me agotas. Me absorbes absolutamente toda la energía que consigo acumular para poder hacernos frente. Probablemente me hagas demasiada falta como para plantearme otra salida. Por ahora me haces bien. Y quizás sea justamente ése el problema. 


_Tengo que frenar esto. Tenemos que frenar esto. _dije desesperada.
Atrapó una de mis manos y la acunó entre las suyas. Me sentí estallar en llamas con el solo contacto de su piel. Intenté controlarme pero no fui capaz de moverme. Me miró a los ojos de tal forma que sentí que todo aquello sí tenía sentido. Que merecía la pena. Que éramos nosotros.
_¿Por qué tenemos que hacerlo?_ murmuró acercando mi mano a sus labios_ Dime por qué.
Deslizó sus labios por mi piel, dibujando un camino de razones, excusas y preguntas.
Sinceramente...en ese momento no supe qué responder.



Como siempre.



1 comentario:

  1. Y no saber si hacerle caso a tu cabeza o a tu corazón...

    ResponderEliminar

Mirada